DIY: Organizador de pintauñas 24


En esta entrada me propongo enseñaros cómo construir vuestro propio mostrador u organizador de esmaltes de uñas. A mí me traía de cabeza este tema ya que solía meterlos en cajitas, luego en tarritos transparentes y luego directamente en un cajón. Llegué a olvidarme de colores que tenía porque directamente no los veía, así que decidí buscar remedio.

Buscando en Google y en Youtube vi muchos mostradores hechos a base de metacrilato, pero me parecieron carísimos para los pintauñas que cabían, y pensé en hacerme uno yo misma. Intenté dibujar los patrones que serían, para hacerlo en cartón pluma o en contrachapado, y a la mitad de las medidas me di cuenta de que con uno no me bastaría y necesitaría más. Tras meditarlo llegué a la conclusión de que no tengo tanta mesa como para poner dos mostradores con tal base, me quedaría sin espacio.

Un día en la cocina me fijé en la forma del especiero, que es de madera, en vertical y simula una barandilla con barrotes y todo. Me encantó, pero claro, a saber de dónde salió, quizás de algún mercado de madera de Portugal. Así que pensé en construir mi organizador de esa manera, en vertical y con tan solo 5cm de fondo, para poder ponerlo contra la pared y que apenas ocupe espacio útil.

Vi en youtube que los organizadores los hacían con foam board, que en castellano es cartón pluma. Busqué y busqué, y casi no he encontrado sitios donde lo vendan, y cuando di con ellos en Leroy Merlin vi el precio y casi me caigo de culo al descubrir que por una lámina de 100X50cm me cobraban algo más de 20€. Total, que pensé, ¿y por qué no lo hago de contrachapado?. Será algo más tedioso de hacer, pero durará mucho más tiempo y será más resistente.

¿Cómo empezar?

Lo mejor que podéis hacer es dibujarlo en un papel para ver cuánta madera necesitáis. Tenéis que tener claro que sean cuantas sean las piezas que necesitáis habrá 3 medidas. La del fondo, la de los 2 laterales, y las de las x baldas. En mi caso:

  • A sería la pieza sobre la que se pegarían las baldas y los bordes. (1 pieza de 73,5 x 45,5cm)
  • B serían los bordes. (2 piezas de 73,5 x 5cm)
  • C serían las baldas. (8 piezas de 45,5 x 5cm)

Calculé que los espacios entre balda y balda debían ser de 10cm. Como quería 7 baldas donde dejar pintauñas (+1 para cerrarlo por arriba) serían 70cm (que entre10cm son 7), sin embargo, el contrachapado tiene un ancho de 5mm así que para que fueran huecos de 10cm el fondo debe medir algo más, 73,5cm.

¿Qué necesitas?

  • Tablero de contrachapado (Leroy Merlin, de 1200x600x5mm, 7,45€)
  • Reglas y otros instrumentos para medir
  • Lápiz y goma
  • Segueta para contrachapado (Leroy Merlin, Mini Serrucho Flex Doble Dentado Stanley, 12,20€)
  • Pistola de pegamento y pegamento ESPECIAL para madera (Leroy Merlin, marca Salkin 60W, 7,07€ y pegamento Salkin para madera, 2,69€)
  • Nivel
  • Papel de lija (No aparece en la foto…rodó hasta el suelo)

Paso 1: Marcar y cortar

Os he dejado mis medidas escritas arriba, pero vosotras podéis diseñarlo de otra manera, es lo bueno, que lo podéis personalizar a vuestro gusto.

Sería bueno que una vez hubierais marcado, volvierais a medir, por si acaso. Debe haber 10cm entre cada línea.

Cortadas las piezas, podéis numerarlas o escribir sobre ellas cual será su posición, luego las pintaremos.

Paso 2: Lijar

Antes de pegarlas sería conveniente limar las aristas, los bordes, para evitar clavarnos una astilla, y porque también queda más bonito y más limpio.

Paso 3: Pegar

La herramienta de pegado que escogí puede ser peligrosa, así que si eres patosa o crees que necesitarás ayuda, por favor, pide a un adulto que te ayude. El pegamento alcanza una temperatura altísima y quema al contacto con la piel. Es muy útil tener la pistola sobre un periódico o una superficie que puedas tirar después, ya que la punta de la pistola mancha si se apoya mal y el pegamento es difícil de eliminar.

Primero pega un lateral (una de las dos piezas de mayor longitud) y luego ve pegando las baldas. Yo puse la superior y la inferior primero. Lo más importante es dejar para el final un lateral.

Para hacerlo bien podéis usar el nivel, os ayudará a poner las baldas rectas y en un ángulo de 90º, recordad que encima de esas baldas irán vuestros esmaltes, y no queremos que se caigan.

Como veis en las fotos, al pegas las baldas hay un hueco de unos 5mm. No está mal pegado, es un hueco para el lateral. Para que todo quede a la misma altura debéis pensar que si las baldas y los laterales tienen un ancho de 5cm, todo debe ir pegado sobre la misma pieza, de otra manera, habría un desnivel.

Es necesario que por todos los ángulos haya pegamento, a más superficie pegada más resistencia al peso. Si os dejáis un hueco podéis volver más tarde y rellenarlo con más pegamento.

Al tener las baldas numeradas se hace mucho más fácil y ordenado el proceso de pegado.

Una vez están todas las baldas pegadas sólo falta poner el segundo lateral y, como ya he dicho antes, comprobar que es resistente rellenando huecos que nos hayamos podido saltar.

Paso 4: Pintar/decorar

Para pintarlo podéis usar spray, es rápido y más cómodo. Pero yo prefiero pintura, le da a la madera un aspecto más artesanal. Compré en Alcampo esta pintura y este juego de rodillo y brocha. Me pareció útil que viniera con esta bandejita para escurrir el exceso de pintura cuando se usa el rodillo. En total me costó unos 10€. Una cuestión importante y que a mucha gente se le olvida es remover la pintura para que la consistencia sea homogénea y los ingredientes que se hayan podido separar vuelvan a juntarse. Para eso utilizaremos un palillo de los de la comida china.

Dependiendo de como lo queráis decorar lo podréis pintar de un color, o dos, o los que sean. Mi idea era, puesto que mi habitación tiene muebles blancos y grises, pintarla de blanco y gris perla. Sin embargo he decidido hacer algo diferente: Pintarla de blanco y forrar el fondo del mueble con trozos de periódico, que a la vista se ve gris.

Para hacer esto lo primero es pintarlo entero de blanco. La pintura que he elegido permite dar una segunda capa a la media hora, sin embargo para darle las siguientes se tiene que dejar secar 8 horas.

Para forrarlo necesitaremos:

  • Periódico
  • Cola y agua
  • Recipiente
  • Palillo chino
  • Brocha
  • Tijeras
Yo opté por lo fácil y forré el fondo del mueble, pero aquí cada uno que haga lo que más le guste, quizás las baldas, o los laterales, o todo… o nada. Os recomiendo llenar  la superficie donde vayáis a trabajar de periódicos, así evitaréis que se ensucie el suelo. También como sugerencia, evitaría las imágenes del periódico para decorar el mueble o los titulares del estilo “La crisis no acabará hasta….” , más que nada por no recordarlo cada vez que miráis la estantería.

Yo para hacerlo más cómodo corté el periódico medida, 10x10cm más o menos, para ir más rápido. Para que quedara más currado simplemente recorte cachitos más pequeños y los pegué aquí y allá.

Ahí tenéis un ejemplo de los titulares que debemos evitar. Podéis usarlos y luego pegar un cachito encima, que es lo que hice yo. Una vez tenéis el periódico preparado, podéis pasar a hacer la mezcla de cola. Por cada parte de cola 2 de agua, y removéis con el palillo. Podéis usar la misma brocha que para pintar, mientras la lavéis al terminar no sufrirá daños.

El proceso es muy sencillo:

  1. Se barniza la parte a forrar con la mezcla de cola y agua (Tiene que quedar suficientemente mojado como para que el papel quede pegado pero no os paséis de cantidad porque se hará eterno el proceso de secado)
  2. Se colocan los papeles de periódico encima (Quedarán pegados pero no fijos, porque lo que podréis moverlos si lo necesitáis)
  3. Se aplica más mezcla y luego más papel. Se repite el proceso hasta que tengáis el diseño y acabado que queréis.
  4. La última capa debe ser de cola y agua, para que quede un acabado brillante por encima. Dejar secar 24h.

En la foto de arriba se ve como he rellenado los huecos y los cortes que quedaban de la primera capa de papel con pedacitos de periódico.

Cuando hayáis acabado debéis dejarlo 24h para que se seque. Los residuos de la mezcla que son blanquecinos se vuelven transparentes, así que no os preocupéis por eso. También quiero mencionar que al estar el papel mojado, se transparenta, al secarse vuelve a su estado normal y no se ven las letras o imágenes de la otra cara del papel.

Paso 5: … ¡LLENARLO!

Yo he decidido ordenarlos según el uso, y poner arriba los colores que me pongo menos a menudo. Así me ha quedado el primer organizador, y me da en la nariz que dentro de poco tendré que sacar las herramientas de nuevo porque me queda poco hueco. Aprovecho también este post para enseñaros mi colección de esmaltes. Podéis pinchar en cada imagen para ampliarla.

Naranjas, amarillos y verdes:

Azules:

Lilas, morados, negros y grises:

Rosas y corales:

Corales, rojos y granates:

Nudes, marrones y topos:

Glitters, top coats y tratamientos:

Si te ha gustado realmente esta entrada ayúdame a difundirla con los iconos que ves abajo. Mándalo por mail, compártelo por Facebook, Twitter y Google+, pinéalo en Pinspire, ¡HAZLO PÚBLICO!

¡Gracias por estar ahí y feliz domingo!


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

24 Comentarios en “DIY: Organizador de pintauñas