Cómo sobrevivir a las rebajas 15


¿Has encontrado en tu armario ropa con etiquetas del año 2008? ¿ Descubriste hace poco una falda de tubo que no te entra ni en el muslo derecho? No es tu culpa, ¡culpa a las rebajas!

Muchas veces cometemos el tremendo error de comprar cosas porque son una ganga. Pues bien, una ganga es si lo usas, pero si se queda en el armario, olvidado, es una pérdida de tiempo y de dinero. (Y si eres como yo, probablemente también de espacio en el armario)

Como adicta a las compras, reconocida y aceptada, he ido curtiéndome en el arte del comprar, y más en rebajas. Tengo una serie de normas fáciles de recordar que creo que pueden ayudaros a usar bien vuestro dinero en el período de rebajas.

“No está en mi lista…”

Esto no se aplica siempre, pero es bastante útil llevar una lista de casa con las cosas que has pensado que quieres o necesitas. Yo suelo hacer una lista, añadiendo colores posibles, precios y tiendas donde lo puedo encontrar. Hoy en día es mucho más fácil porque muchas de las tiendas que frecuentamos tienen una versión online donde podemos mirar el diseño con detalle, los colores disponibles y el precio aproximado.

Esto nos puede dar una idea general y así podemos perder menos el tiempo. Además de que cuando llegas a casa te das cuenta de que has vuelto con lo que necesitabas. Yo personalmente, si ahora voy sin lista vuelvo con cosas que no necesito, y todo lo que necesitaba se queda en la tienda. Esto no significa que debas ceñirte sólo a la lista. Si ves algo que te llama la atención eres libre de añadirlo mentalmente, pero no te desvíes mucho, o perderás tiempo y dinero.

“Me queda un poco justa pero ya lo bajaré”

Ésta es la mentira más grande jamás contada. En la mayoría de los casos jamás lo bajas, y la prenda se queda en el armario, olvidada. O peor, la ves cada día y te recuerda que no entras y que eres una dejada porque juraste que te cabría algún día. Puede tener solución; un día llega tu prima pequeña y la ve y te dice que es muy bonita, y tienes que dársela, claro, porque no te cabe ni aunque te arranques una pierna entera. Total, al final has gastado tu dinero en una prenda que te recuerda que no cabes en ella, para que llegue tu querida prima más joven, más guapa y más delgada y se la lleve.

“Fíjate, aún queda un pantalón de leopardo con rotos, parches, tachuelas, cristales de Svarovsky y cadenas. Tiene que ser mío”

Mi objetivo en las rebajas es encontrar prendas que me valgan durante todo el año siguiente. Tanto en verano como en invierno, cuando se dan las rebajas, busco piezas básicas, más rebajadas, para hacerme con algunos elementos básicos en mi fondo de armario. No invierto nunca en piezas que no tengan futuro a largo plazo. Por ejemplo, una rebeca, cardigan, chaqueta de punto (como desees llamarlo) me va a durar años, puesto que es una prenda segura que no arriesga. Al comprar un pantalón con tantas parafernalias, te arriesgas a que cuando te lo pongas ya esté pasado de moda. Si ésto último te da igual, olvida esta norma.

“Mira, al fín lo he encontrado y a la mitad de precio”

Hay veces que cuando no es período de rebajas ves una prenda y te quedas prenda-da (……) de ella. Es una pieza que está muy de moda y además tiene mucho juego, lo puedes llevar con falda, vestido, pantalón…etc. Éste es el momento de sacar la tarjeta e invertir en la prenda. Si ya te gustaba antes, crees que es útil y la vas a usar y sacar partido y encima han bajado el precio es el momento de comprarla. El ejemplo mítico que pongo es mi capa de ZARA de cuadros grises. Costaba 120€, tras las rebajas de diciembre de 2008 la encontré, en mi talla, por 20€, y se vino conmigo.

“Madre mía estoy pá comerme, y aunque sea un pelín caro me lo merezco”

Los caprichos no son malos mientras no sean muchos. (A ver, entiéndeme, puedes gastar tu dinero en lo que te de la gana, sólo te doy consejos) Pongamos que no lo necesitas y no te lo pondrás mucho pero lo quieres por como te hace sentir cuando lo llevas puesto.

Este tipo de emociones, las que nos provoca la ropa (o el maquillaje) no son malas, al contrario, cualquier cosa que te haga sentir más guapa, más alta, más delgada o más joven (si eso es lo que quieres) son bienvenidas en tu armario. Esto se suele aplicar a los zapatos, que realzan bastante la figura y dejan temblando tu tarjeta.

“Le saldrán bolitas pronto pero por 4€ qué puedo pedir?”

No, no y no. Si quieres una prenda de calidad que te dure porque sabes que no pasará jamás de moda, gástate un poco más y cómprate sólo una, no cometas el error de cambiar cantidad por calidad. Acabarás con el armario lleno de prendas dadas de sí, desgastadas, desteñidas y con bolitas… (Y nadie quiere eso a menos que te vaya el rollo Olsen-Destroyer)

“Te queda genial chica” “Tú crees? No me veo yo muy…”

Pues no lo compres. Tú tienes que comprar la ropa que tú te vayas a poner. Si no estás segura, no te gastes el dinero porque otros te vean bien. Te pueden asesorar al elegir ropa, pero la finalidad de esa ayuda es que tú te pruebes cosas que no pensabas que podían quedarte bien, y que al probártelas te ves estupenda. No arriesgues si no te ves favorecida o no vas cómoda. Yo visto como a mí me gusta, siguiendo las tendencias que yo elijo. Tienes que gustarte tú, sólo así serás tú la que lleve la ropa y no la ropa quien te lleve a ti.

“Es tendencia así que me lo compro”

Como he dicho antes, no tienes que seguir todas las tendencias. Tienes que elegir las que te vayan bien, con tu gusto personal, la forma de tu cuerpo y por supuesto el mundo en que te mueves. Comprarte un vestido de gala con lentejuelas verde manzana si no tienes ningún evento al que puedas llevarlo puede ser una completa estupidez. (O no, ya he dicho también que cada uno se gasta el dinero en lo que quiere) Tienes que adaptar las tendencias a tu gusto personal. Yo esta norma la sigo a rajatabla, ¿Me lo voy a poner de aquí a 6 meses? ¿No? Pues ahí se queda.

En resumen:

Compra cosas de TU talla, cosas útiles que vayas a usar, cosas que quieres que no podías permitirte por su precio anterior, algún capricho que te haga sentir genial, cosas de calidad y no en cantidad, cosas que estés segura que usarás, y por último elije tú tus propias tendencias.

¿Tenéis algún truquito más para rebajas? ¿Lo compartís conmigo?


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 Comentarios en “Cómo sobrevivir a las rebajas

  • Blanca

    Me ha encantado el post! Sobre todo me voy a apuntar eso de hacerme la lista… porque vas abriendo cajones y te das cuenta que tienes ropa que ni contabas con ella u.u!

    Gracias por los consejos :)!!

  • ANA BELEN

    La verdad es que la mayoría de cosas son de lógica, pero por alguna razón nos cuesta cumplirlas cuando vemos rebajas. Me parece súper buena idea lo de la lista, estoy deseando acabar exámenes para prepararla e irme de compras :D. Una muy buena idea es ir de compras o sola (a mi al menos me encanta ir sola, voy a mi ritmo, ni espero a nadie ni nadie me espera) o ir con una persona de confianza a la que no le cueste decirte lo mal que te queda algo, que a veces viene bien una segunda opinión :). Un beso y ya nos enseñarás qué te compras!.

  • Zoë

    Muy buena entrada. Sobretodo en el tema “ya adelgazaré” o comprar algo de super moda, de esta que sabes que en una temporada ya está mas que trillada, y lo de las bolitas, verdad verdadera, prendas que a la segunda lavada se estropean, es dinero tirado.

  • Lys

    Cuando antes trabajaba en un centro comercial, sacaba muchísimo partido a las rebajas.
    tengo cosas de esa época que se han convertido en básicos, están estupendos y me encantan, además de ser chollazos!!!!
    Mi secreto?
    Como tenía tiempo libre me daba una vuelta casi cada día.
    La mayoría de la gente se vuelve consumista y se olvida de e has apuntado tu ahí, se vuelve loca y compra todo lo que pueda, “no sea que se acabe”
    total, la mala economía ya la conciencia hacía que cada día hubiera un montón de devoluciones, y ahí estaba yo, pasando casualmente por delante de ese vestido tan mono que todo el mundo quería y a mitad de precio.

    Otro buen consejo que sigo a rajatabla es buscar algo que quiero o necesito al principio y luego espero a los remates finales, ahí es donde encuentras los mejores precios y a lo mejor te pruebas ese vestido que antes no te llamaba nada y resulta que estas hecha un bombón, y todo por el módico precio de 5€

  • MarCgb

    Tienes mucha razón, hay que comprar las cosas que realmente son necesarias, no sé qué nos pasa a las mujeres que parece que nos “realizamos” cada vez que compramos algo. En los tiempos que corren hay que reflexionar y decidir qué es lo que necesitamos, eliminando esas cosas que no hacen sino hacernos tirar el dinero.. Si sumas lo que inviertes en tanta cosa inútil, te das cuenta que podrías haber comprado otra cosa que por su coste no te la compras….

  • Melina

    Me pareció súper útil la nota. Acá en Argentina, en Capital, hay un lugar en las calles Nazca y Avellaneda donde venden a precio de mayoreo llevando tres unidades. Remeras a dos dólares, pantalones vaqueros a seis, en fín es vivir todo el año de rebajas! Y la verdad es súper difícil sobrevivir a eso!

  • Ironic Woman

    Cuanta sabiduría…quien no ha pecado en lo de la talla. ¡Quien! Porque quien lo niegue miente como una bellaca. Yo estoy bastante escarmentada y en rebajas busco: ropa que usar en verano, ropa de entretiempo (sobretodo basicos) y algun complemento que me haya quedad con ganas pero en su día por el precio pasará de largo.

    Ahora solo quiero un bikini y un maxidress bien chulo, y esa es toda mi lista. A ver si la cumplo…

    Un saludo!!!

  • Criss

    Fántastico este post Laura!! Te felicito porque ha sido el mejor hasta ahora.Muy práctica la entrada, además del consejo útil de hacerte una lista:)

    Como chica de curvas que soy,quería preguntarte donde compras tu los pantalones,porque yo normalmente no encuentro ninguno que se venga a mi cuerpo:( no es que sea muy gordita,pero soy de cadera ancha y curvitas.

    Si pudieras dar algún consejo acerca de esto…gracias.
    Un beso!

  • POMERETA

    Yo es que creo que cuando nos vamos de rebajas se nos obnubila la mente. Personalmente me pierden los zapatos, nunca encuentro de mi nº(35-36) y cuando en rebajas los sacan y mucho más baratos…me los quiero llevar todos a casa conmigo, Ups!!

  • Miss Frivolity

    Me ha gustado mucho el post, creo que son consejos acertadísimos.
    Solo añadiría uno más: primero revisa bien tu armario, para acordarte de qué tienes y qué te falta, y porque a veces te sorprendes de poderle dar un aire nuevo a un básico con un complemento moderno que ahora puedes comprar baratito.
    Yo en las rebajas aprovecho para comprarme zapatos buenos, de piel: son más caros, pero duran muchísimo más (y por no hablar que son mejores para los pies).